Violencia contra mujeres y agresión a reporteros

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Violencia contra mujeres y agresión a reporteros

Lunes, 19 Agosto 2019 04:28 Escrito por 
Violencia contra mujeres y agresión a reporteros Sin Titubeos

En el primer semestre del año, 56 mil 285 mujeres fueron víctimas de algún delito en el país, cifra que representa un aumento de 17.9 por ciento respecto al mismo periodo de 2018 cuando el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública contabilizó 47mil 719 víctimas.

Del total de homicidios la mitad se concentra en siete entidades como Estado de México 222, Jalisco 142, Guanajuato 134, Chihuahua 120, Baja California 110, Ciudad de México 107 y Veracruz 104.

Las mujeres son víctimas de 129 delitos cada día. Cada hora, las mexicanas sufren cinco delitos relacionados con violencia de género, en promedio.

Entre enero y junio de este año se iniciaron 23 mil 326 carpetas de investigación en conjunto por feminicidio, abuso, acoso y hostigamiento sexual, así como por violación simple.

Las marchas feministas contra la violencia hacia la mujer se intensificaron esta semana por el caso de una joven que denunció ante las autoridades que fue violada al interior de una patrulla por cuatro agentes de la policía de la Ciudad de México.

Sin embargo el pasado jueves se difundió un video en el que se muestra que efectivamente una patrulla llegó a la ubicación de la joven y minutos más tarde llegaron más de tres unidades para inspeccionar la zona ante la llamada de una vecina al 911.

Por supuesto, en ningún momento los videos muestran que haya un ataque. ¿Pero quien filtró los videos? Las cifras de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de la Violencia en los Hogares señalan que en 2016, 314 mil 644 mujeres señalaron que fueron agredidas sexualmente por agentes de seguridad pública o privada, mientras que otras 73 mil 916 afirmaron que fueron violentadas por algún elemento del Ejército Mexicano o la Marina.

Es importante señalar que sí le creemos a la joven que denunció la agresión, pero no aplaudimos la violencia ni justificamos los actos vandálicos, porque no es con agresiones, ni con insultos, como se debe exigir justicia.

Es difícil organizarse pacíficamente para salir a quemar instalaciones, a romper vidrios o a destruir todo lo que se encuentre uno al paso.

Pero aquí es donde hay que señalar algo que, al parecer, no ha sido considerado o se ha desviado la atención de este hecho. Las organizadoras de la marcha en defensa de la joven agredida jamás hicieron una declaratoria formal del cierre de la actividad como se acostumbra en estos casos y de manera, casi inocente podríamos decir, cedieron el paso a las agresoras.

Pues sí, porque analizando los videos, se observa que de pronto aparecen grupos de mujeres armadas con palos y sprays que no habían sido vistos en la marcha inicial; las organizadoras abandonaron a unas 500 mujeres según la SSPC y dejaron que de pronto se multiplicara la presencia de hombres y de personas con paliacates en la cara y fue cuando comenzaron las agresiones a periodistas.

Combativas amenazantes y destructivas con el lema “Somos malas y seremos peores”, las manifestantes cayeron en la trampa. Nadie sabía exactamente quién las había convocado, por qué en plena Glorieta de los Insurgentes, donde existen todos los sistemas de grabación terrestre y aérea, donde no hay salidas rápidas para escape y, peor aún, nadie conocía cuál era el plan, ni el programa, ni el destino de la marcha.

Nadie conocía a las que iban lanzando diamantina contra los hombres agredidos y contra los periodistas. Entre ellas se observan varias agentes vestidas de civil, y en la retaguardia varios hombres de corte de pelo militar, igual al que golpeó a Juan Manuel Jiménez, reportero de TV Azteca, que abiertamente traían el chícharo en el oído y hablaban en corto para dar detalles. Como el hombre que instruye al agresor de Juan Manuel.

Ellos tomaban fotografías más cercanas a las imágenes que captaban los drones y se acercaban para preguntar los nombres de las activistas sin disimulo, y como la casualidad no existe, habría que preguntarse cómo es que en 2019 han sido asesinados 10 periodistas en México y, con excepción de uno, no hay resultados en la investigación.

Todo parece que las agresiones con diamantina y con golpes a varios reporteros, además de Juan Manuel Jiménez, fueron actos sembrados para deslegitimar un movimiento de reivindicación en contra del gobierno local.

Claudia Sheinbaum, gobernadora de la Ciudad de México, y Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, han guardado un ominoso silencio.

Visto 1375 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Diana Mancilla Álvarez

Sin titubeos...